El mausoleo de los Reyes de Navarra, Carlos III y Leonor de Trastamara, fue probablemente realizado por el flamenco Johan Le Home de Tournay con la ayuda de otros escultores franceses. Los trabajos debieron de iniciarse hacia el año 1413. El alabastro fue traído de Sástago en Aragón, y las piezas fueron esculpidas en Olite, para ser después trasladadas hasta la capital navarra. Es la obra cumbre de la escultura gótica en Navarra.

Pero no me voy a fijar en las esculturas de los reyes, sino en la de los 28 plorantes (figuras que lloran por los muertos) que les acompañan en la base, y que eran las figuras que, con una mezcla de interés y de miedo, yo contemplaba cuando de niño acudía a la catedral, ya que estaban dispuestas a la altura de mis ojos. Representan a personajes del clero y la alta sociedad navarra de entonces, y ofrecen  una variedad de gestos y de situaciones formidable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s