Cuando se construyeron portadas como la de Santa María de Olite, sus figuras lucían pintadas, para que los fieles analfabetos, entre otras cosas, pudieran distinguir y comprender mejor la historia de las Sagradas Escrituras cristianas ahí reflejada. Hace un año más o menos el Gobierno de Navarra restauró la portada, cuya piedra comenzaba a sufrir por las inclemencias del tiempo, y decidieron recuperar su policromía original. A mi, es cierto, no me gustan este tipo de actuaciones en el patrimonio, pero visto el resultado, es innegable que permite disfrutar mucho mejor de las escenas que ahí se recogen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s