_MG_8719.JPGEl murmullo del euskera siempre se ha escuchado por las calles de Pamplona, y su sonido ha convivido con el del castellano, principalmente, junto al de otros idiomas ya desaparecidos como el hebreo, el árabe, el occitano o el francés, así como otros que recién han llegado con la eclosión de la inmigración producida 10-15 años atrás. La toponimia no ofrece lugar a la duda: el castellano y el euskera son los idiomas principales de la capital navarra.

La plaza que aparece en la fotografía es la de la Navarrería, conocida en el mundo entero por los saltos al vacío que en sanfermines protagonizan desde su copa ciudadanos de origen oceánico. En su tiempo también fue conocida como Plazuela de Zugarrondo, por la existencia de un olmo (Zugarra: olmo; ondo: al lado de) en el lugar que ocupa hoy una de las fuentes que el pintor Luis Paret diseñara para Pamplona, con motivo de la llegada de aguas desde Subiza, a finales del siglo XVIII, a través del acueducto de Noáin.

La plaza vacía, sus tonalidades apagadas, guarda un encanto especial para mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s