_MG_3819.JPGTodos somos híper sensibles, sobre todo cuando afecta a nuestros bolsillos. De hecho, nos consideramos más sensibles que la media. De vez en cuando colaboramos en campañas solidarias y esas cosas. Por eso me extraña que siendo tan sensibles no no nos fijemos en los negros que venden baratijas durante estos días, que no nos hagamos preguntas sobre ellos. ¿Por qué desarrollan un trabajo tan ingrato? ¿Por qué deben salir de la legalidad? ¿Tienen papeles? ¿De dónde son? ¿Dónde viven? ¿Cuál será su próximo destino?

En sanfermines, además de los negros nacidos aquí, se suelen juntar los de origen africano y  los procedentes de países europeos o de Estados Unidos. ¿Qué pensarán los negros del primer mundo cuando observen a sus hermanos en esas condiciones, lavándose con dignidad en las fuentes de la ciudad, durmiendo sobre los cartones, comiendo en un banco del parque de la Taconera?

En nuestra sociedad no importa que las tiendas de la milla de oro pamplonesa, las tiendas del imperio de Amancio Ortega, se nutran con prendas elaboradas por manos de trabajadores, en muchos casos niños y niñas, bajo condiciones laborales que rozan la esclavitud; lo que importa es que durante 7 días una cuadrilla de negros que no paga impuestos invada la ciudad y comercie con productos de imitación.

Ahí va un vídeo de Carlos III:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s