El primer lugar en el que se alojó Hemingway en Pamplona

Cuando Hemingway llegó por primera vez a los Sanfermines era un seis de julio de 1923. El escritor trabajaba como corresponsal en Francia para un periódico canadiense, y pisó Iruñea acompañado de Hadley Richardson, su primera esposa. Al parecer, tuvieron problemas para alojarse en el hotel que habían contratado previamente, y acabaron hospedándose en el número 5 de la calle Eslava.

Hoy paseábamos por ahí, y la viejecita del primer piso, y su hermana también, que nos saludaba desde el balcón del primero, nos han permitido entrar al portal para echar un vistazo y sacar unas fotos. El suelo, empedrado, seguro que fue el mismo que pisó el ganador del nobel de  literatura, y las escaleras y las barandillas también, y las lámparas… Y eso que no soy muy fetichista, pero no puedo negar que he sentido una extraña sensación al entrar al primer lugar que acogió a Hemingway en mi ciudad.

 

 

Anuncios

A veces hay que mirar hacia arriba

_MG_7565.JPGA veces hay que mirar hacia arriba, levantar la vista del asfalto, no te vaya a caer encima una araña gigante como esta que han colgado del teatro Gayarre de Iruñea.

A 20 días de los sanfermines el sol todavía se muestra muy tímido por estos lugares.

Entornos plásticos

_MG_7497_MG_7495Así como hubo una Edad de Piedra, del Hierro o del bronce, a nuestros tiempos en la posteridad es posible que los conozcan como la Edad de Plástico. Ese es uno de los legados que vamos a dejar a nuestras generaciones venideras.

¿Piensas o eres normal?

IMG_20180606_133400b.jpgMuchas veces esconderse bajo el paraguas de la normalidad, no llamar la atención, es la mejor manera que existe para evitar los problemas. Aunque también es verdad que quien se refugia en lo que conocemos como “normal” claudica y acepta lo que cree que no debería ser consentido como tal. La frase la he encontrado en uno de los viveros de frases más productivo para esta página: la calle Calderería de Iruñea.

Explosión de primavera en Allín

El valle de Allín, en Tierra Estella, a las faldas de la Sierra de Lokiz, es uno de los lugares más bellos y desconocidos de la geografía navarra. Hasta allá nos hemos alejado el mismo día en el que la derecha navarra convocaba una manifestación en contra de la “imposición” del euskera, una de las dos lenguas naturales de mi tierra. Los herederos de aquellos que durante décadas han apartado y menospreciado a la lengua vasca, y que ahora apoyan sin reservas la generalización de la enseñanza íntegra en inglés para sus hijos y nietos, se sienten  discriminados por la política lingüística del gobierno de Navarra, que intenta paliar en parte ese trato humillante que ha sufrido el euskera durante todos estos años.

Escapaba pues de esos ceños fruncidos de la manifestación de Pamplona, y lo hacía por uno de los rincones rebosantes de primavera de nuestra geografía. El paisano que me acompañaba por los caminos iba enumerando los nombres euskéricos del lugar: Argaña, Berasta, Ganbeio, Txarlanda, Kortuzubia, Ipulia, Larrazuri, Orkamendia, Turburuna, Otsegia…

He pensado que aquellos que defienden la teoría de que el euskera es algo extraño a estas tierras deberían empezar por cambiar -o prohibir, que siempre les ha gustado más- toda la toponimia local, que conserva sin lugar a dudas la huella que ha dejado nuestro ancestral idioma.

Quita y pega

En mi país, pegar y quitar carteles es uno de los deportes favoritos. Unos quitan los de un bando; y los otros, los del otro. En la foto, un cartel sobre la persiana de un bar en la calle Calderería, con el tono idílico y de epopeya que suele utilizar la propaganda de la izquierda abertzale, y las transformaciones que ha sufrido el cartel en el transcurso de unos días. En la foto aparece José Luis Cano, que murió en esta misma calle de un balazo disparado por la policía nacional en 1977. Se puede leer en euskera: “Nos querían enterrar y olvidaron que éramos semillas. El pueblo no perdonará”.

Mañanas que huelen a verano

Ya se huele el aroma del verano en la ciudad, después de unos meses fríos, con precipitaciones constantes y cambios de temperatura abruptos. Y aunque las últimas tormentas se obstinan en camuflarlo, se trata de una verdad incontestable: el verano está ahí, a la vuelta de la esquina.

Cuando la ciudad todavía duerme, o recién se está despertando, cuando los primeros rayos del sol intentan colarse entre las ramas, los parques de la ciudad rebosan vida y armonía. El olor vegetal es intenso, los pájaros se comunican con alegría unos con otros, y el frío de la noche aún se mantiene suspendido en el ambiente.

Unas fotos pues de una de esas excursiones matinales.

Construcción vacía de Oteiza

_MG_5929.JPG

En Donostia, en el Paseo Nuevo, está plantada la “Eraikuntza hutsa – Construcción vacía” del escultor oriotarra que acabó sus días en Altzuza (Navarra), Jorge Oteiza.  La obra realizada en acero corten fue premiada en la bienal de Sao Paulo de 1957. Alguien ha dibujado el retrato del artista en la base de la escultura.

Tolerantzia

WhatsApp Image 2018-05-24 at 16.02.04.jpeg

La señal está a la entrada de Atarrabia. Apuntaba hacia Frantzia, y alguien ideó esta otra composición en la que se puede leer la palabra tolerancia en euskera.

El capitalismo y la crisis nos han erizado los pelos. Somos como animales en tensión, agitados por el nerviosismo permanente derivado de la lucha por la supervivencia. Las posiciones dentro de la sociedad están cada vez más radicalizadas, y el mensaje simplista y populista hace estragos. Cuánto se echa en falta un poco de tolerancia. No sé si siguiendo la señal podre recalar en otro puerto más abierto y flexible. Por Europa andan parejos…

80 años de la fuga del fuerte de San Cristóbal

Se cumplen 80 años de la fuga del fuerte de San Cristóbal, uno de los intentos de fuga más numeroso de la historia reciente de Europa. Aquel 22 de mayo de 1938, domingo, alrededor de 800 presos intentaron dejar atrás el inhumano escenario de esa cárcel. La mayoría fueron apresados, a más de 200 los mataron como a conejos en una cacería, y sólo tres de los presos consiguieron huir.

En la ceremonia de recuerdo de esa fuga, se ha homenajeado a los presos que fueron fusilados como presuntos responsables. En el acto ha hablado Ana Fernández Gurrutxaga, hija de Jovino Fernández, uno de los tres presos que consiguió alcanzar la frontera francesa. Pertenecía a la CNT y, tras ser apresado, fue condenado a muerte y conmutada su pena por reclusión mayor. Fue conducido a Pamplona y lo registraron como el preso 2332.  El mismo día de la huida Jovino comprobó con qué inquina los perseguían “perros, curas, mujeres con fusiles y boinas rojas, requetés, guardias civiles y soldados”.  Comenzó la huida junto a un grupo de 20 compañeros, hasta que se fue quedando solo en el monte. Uno de los días debió permanecer más de dos horas dentro de un río, mientras un cura con fusil lo rastreaba por la orilla. Se alimentaba a base de hojas de roble y hierbas. Después de más de 10 días perdido por el monte, cuando ya estaba con la moral por los suelos, la suerte quiso que se encontrara con un pastor que le indicó la proximidad de la frontera francesa. Ese pastor salvó la vida de Jovino, ya que al día siguiente le ayudó a pasar al otro lado de la muga. En el vídeo aparece el testimonio de Ana, su hija.

Un edificio que se cae

_MG_6453.JPGEn la ciudad en la que vivo, en Pamplona, existe un edificio que desde pequeño me ha inspirado temor, sin saber ni siquiera qué representaba, cuando mi madre nos llevaba al médico a Carlos III. Es el edificio de Los Caídos, cuyo nombre oficial es “Navarra a sus Muertos en la Cruzadas”, que hasta hace bien poco cobijó los restos de uno de los líderes del alzamiento franquista, Emilio Mola, junto a los de otro de sus máximos instigadores, José Ridruejo.

En la actualidad se debate sobre qué hacer con semejante engendro. Hay quienes desean que se mantenga, y hay quienes quieren que desaparezca de ahí. A mi humilde modo de entender, lo importante es que debe quedar evidenciado que se dice adiós a esa oscura época con cuyos nexos nunca se ha llegado a cortar del todo. Una opción que se me ocurre sería la de desmontar los enormes pedruscos que lo componen y desperdigarlos por la zona, como canicas cuadradas lanzadas sin pensar; la otra, partir por la mitad la cúpula, para que quede de manifiesto el trauma que supuso la guerra civil en Navarra, tanto para vencedores como para vencidos, y dedicar el lugar a un museo de la memoria, como se ha hecho por ejemplo con el mayor centro de tortura de Argentina, la Escuela Mecánica de la Armada de Buenos Aires.  No me parece mal que siga ahí, pero que se note que la sociedad ha dignificado el lugar.

Amor, consciencia total, respeto

_MG_6350_MG_6349En una de las paredes del convento de las Siervas de María, en la calle Redín de Iruñea, alguien ha escrito estas tres evocadoras palabras: Amor, consciencia total, respeto.

Pescando turistas

_MG_5907_MG_5910Recuerdo en Chiapas (Sur de México) que se creó una brigada antituristas. Niños pertenecientes a la etnia tzotzil recorrían el centro colonial de San Cristóbal de las Casas con una cámara de fotos automática en la mano, fotografiando a esos mismos turistas para quienes el mayor trofeo consistía en sacar una foto a algún indígena de la ciudad. Los turistas solían enfadarse ante tamaño ataque a su privacidad por parte de aquellos mocosos.

En Pamplona me encuentro cada vez con más cámaras de fotos y turistas. Mira que hay lugares para visitar… y todas las personas nos concentramos en los mismos rincones. Tan es así que los centros históricos se están convirtiendo en parques temáticos del país, ocupados por locales comerciales, apartamentos de alquiler y tiendas de baratijas, desprovistos de cualquier seña de identidad.

En la fotografía, dos pescadores ficticios intentando pescar algún turista en la sobreexplotada parte vieja de Donostia.

Borrando no hacéis silencio

IMG_20180507_074213.jpgLa censura ha regresado con fuerza y la situación se antoja muy preocupante. Cada vez resulta más complicado hacer llegar mensajes que se salgan de los límites de lo admisible para quienes nos gobiernan, y cualquier persona se lo piensa dos veces antes de hacer pública su opinión. Se trata de una censura selectiva, que se tapa los ojos ante los desvaríos de la extrema derecha y afila los oídos ante las palabras surgidas desde las corrientes de izquierda. No obstante, como dice esta frase encontrada en la calle Calderería de Iruñea, “Borrando no hacéis silencio”.

La estética de la pelota vasca

El juego de pelota vasca exige a quien lo práctica una capacidad de contorsión tremenda, y las imágenes que proporciona al espectador muestran un gran valor estético. En las fotografías aparece un jugador de pala con la camiseta que representa a Navarra, en el frontón Labrit de Iruñea, más conocido como “la bombonera”.

Sorpresas fotográficas

_MG_5985_MG_5986Las fotografías pueden surgir de mil modos. Una de las técnicas que más me gusta es la de encontrar un encuadre interesante, y esperar a que algo suceda para apretar el botón. El escenario ya lo tienes, sólo falta algo que rompa el estatismo y dé movimiento a la imagen. Es lo que hice en esta fotografía tomada en Lizarra. Esperé un par de minutos a que alguien pasara, y fue este señor el protagonista fortuito de la foto.

Falsas vidrieras vegetales

La planta trepadora da un aspecto tridimensional a las pintura de estos grafitis que están en alguna pared de Burlada. Por momentos puede darnos la sensación de encontrarnos delante de una vidriera de una catedral del norte francés.

Por Art en Sanduzelai

IMG_20180503_140617Sanduzelai, o San Jorge, es un barrio obrero de Iruñea. En los años 60, con los tecnócratas de Franco y el fomento industrial de la Diputación de Navarra, el lugar se desarrolló a toda velocidad, para acoger a la mano de obra que llegaba desde diferentes lugares de la provincia y de regiones como la andaluza o la extremeña. Es un barrio que se ha tenido que trabajar todos sus logros a través de la lucha vecinal.

Hoy paseaba por ahí, cuando me he dado de bruces con una auténtica obra de Pop Art, situada en medio de la calle. He mirado alrededor a ver si había alguna pieza más, no fuera que se tratase de una instalación novedosa del ayuntamiento para acercar el arte al populacho. No, era basura. Sin darse cuenta, el que se ha desprendido de su armario y de su pequeña televisión ha creado una auténtica obra de arte, gratis y a la vista de transeúntes como  yo.

Te prometí el cielo

_MG_5544.JPGEsta frase se me apareció en una pared del paseo del Arga. No está del todo mal prometer el cielo y quedarse en las nubes. Otra muestra de poesía popular.

Algunos cielos primaverales

En el lugar en el que vivo, otra cosa no sé, pero cielo tenemos para dar y regalar. Afortunadamente, las formas rectilíneas de las azoteas de los edificios de las ciudades no guillotinan nuestros horizontes.

El calvo y la pelona

_MG_5710.JPGSi el señor que pasa a la par de esa mujer con cabellos largos y cobrizos de la pared pudiera arrancarle algunos pelos siquiera para adornar su calva… Aunque casi mejor que no. No me lo acabo de imaginar con ese look.

Este dibujo se encuentra en una de las paredes del frontón de Villava, y se titula sueños de papel – paperezko ametsak.

La fuerza del Ultzama

Durante este invierno y lo que llevamos de primavera la lluvia no nos ha dado tregua. Los ríos de la cuenca bajan con el caudal rebosante de agua, y el Ultzama es un claro exponente de estos afluentes de la vertiente atlántica que a la postre acaban alimentando al gran río Ebro. Estos días la zona del Batán de Villava se convierte en una atalaya privilegiada para dar cuenta de la potencia con la que el río retumba en su descenso hacia el río Arga, tras cruzar el puente medieval de seis arcos que une el Camino de Santiago con la basílica románica de la Trinidad de Arre.

Miguelito, el monaguillo del Puy

 

Muchos de los que vivimos en Pamplona procedemos de diferentes pueblos de la provincia. Nuestros padres vinieron a la capital al calor del desarrollo industrial que comenzó en los años 60. Por eso, nuestra relación con los pueblos de origen de nuestras familias ha sido muy estrecha. En nuestra ciudad es muy común la expresión “mi pueblo es… tal” , como si a todos los habitantes nos correspondiera uno. En fin…

Sigue leyendo

Triste Coca Cola

_MG_5638.JPGCoca Cola en sus anuncios siempre ha intentado asociar la marca a los momentos de felicidad en la vida. Que se lo digan a los más de 800 trabajadores afectados por el ERE de 2014 y el cierre de las plantas de Fuenlabrada, Alicante, Asturias y Palma de Mallorca. Cuando vean los anuncios de esta bebida por la tele, seguro que se les dibuja una extraña mueca en la boca.
La frase estaba impresa en una pared de las piscinas de Burlada.

La única pareja de cigüeñas de Iruñea

_MG_5629_MG_5631Esta es la única pareja de cigüeñas que anida en Pamplona, en las huertas regadas por el Arga, sobre un nido construido en un tendido eléctrico, después de ser expulsadas de la torre de la iglesia de San Francisco que ocuparon primeramente. El cambio climático y lugares como los vertederos de basuras están provocando cambios en el comportamiento de esta especie. Algunos de los aproximadamente 1000 ejemplares que viven en Navarra (de la capital hacia el sur) ya no emigran a tierras africanas a pasar el invierno y nos acompañan durante todo el año.

Fervores de Semana Santa en Pamplona

Ese ambiente nocturno silencioso, esas figuras tenebrosas, esos mozorros encapuchados,  los romanos con sus armaduras y sus lanzas, las figuras de Cristo sufriendo, la Virgen Dolorosa y su gran capa negra, los cirios encendidos… Todas esas cosas le ponen a cien a mi hijo pequeño. Y si un crío quiere ir a algún lado, se va, dejando atrás todos los prejuicios que hagan falta. Ahí van unas fotografías del Viernes Santo por las calles de Iruñea pues.

Engullidos por la foz

 

A veces parece que el mundo se nos ha quedado pequeño a los seres humanos. Pero es inabarcable para cada uno de nosotros. En menos de 100 kilómetros a la redonda existen multitud de lugares para visitar. La Foz de Lumbier es un destino obligado para aquellos que en mi ciudad no podemos -o no queremos- viajar a lugares más lejanos o exóticos.  Sus aristas de más de 200 metros, excavadas por el caudaloso río Irati, hacen que por momentos nos sintamos en un escenario propio del salvaje Oeste. Por este lugar transcurría el ferrocarril Sangüesa-Iruñea, más conocido como el Irati, que dejó de operar en la década de los 50 del siglo pasado. En el recorrido por la garganta nos encontraremos con dos túneles excavados de manera tosca en la piedra, y con los postes que soportaban el tendido del primer tren eléctrico de pasajeros del Estado Español. La excursión finaliza en el puente del diablo, destruido por las tropas francesas en la Guerra de la Independencia.

Eres pura vida

IMG_20180323_142321.jpgEn uno de los túneles del paseo del Arga, a la altura de Burlada, alguien ha escrito la palabra “puta”. Alguna otra persona lo ha corregido y la ha cambiado por el adjetivo “pura”, para acabar construyendo la frase “eres pura vida”. ¿Cuántas mujeres habrán recibido el desprecio de la sociedad por comportarse de forma libre, fuera de la rigidez moral establecida? Es el castigo que se da al diferente, a aquel que vive la pura vida.

La catedral despide al invierno

_MG_3350.JPGResulta algo repetitivo, pero hay temas, situaciones o enclaves que se convierten en obsesivos: siempre existe alguna razón para apretar el botón de la cámara. La catedral de Iruñea es uno de los lugares más representados en este blog. Muchas veces incluso la he fotografiado desde el mismo lugar, desde la misma perspectiva, sin más pretensiones, como un tic que le da al dedo, a sabiendas que no va a resultar nada nuevo en la imagen final. Sólo es una pequeña, y bonita, obsesión.

Volando libres

_MG_3745Al ver este grafiti en Donostia, de una niña que se alza al cielo con un globo en su mano, me acordé de esos versos de Khalil Gibran sobre los hijos, y del papel que tenemos los mayores en su educación, para que crezcan como seres libres y  autónomos, porque “ellos viven en la casa del mañana, que no puedes visitar ni siquiera en sueños”:

Sigue leyendo

Las farolas Art Deco de la Zurriola

 

Si me preguntan por un símbolo de Donostia, uno de los que primeramente vendría a mi mente es el de las farolas del puente del Kursaal. Las seis, con unas grandes luminarias enrejadas, de estilo Art Deco, fueron diseñadas a principios del siglo pasado por el diseñador industrial Víctor Arana, quien no dejó más muestras conocidas de su capacidad artística.  Por la noche se reflejan con un color sepia cálido sobre el río Urumea, que culmina su recorrido engullido por el mar Cantábrico.

Así baja el Arga

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

He situado el objetivo en un tramo concreto del Arga y he sacado varias fotos consecutivas. Así de bravo baja estos días nuestro río a su paso por la ciudad.

Invierno pamplonés

Está siendo un invierno movido en lo meteorológico, falso y traidor que diría un amigo. Ha llovido día sí día también, tras un verano de sequía preocupante. Ha nevado. Ha pegado con ganas el viento. Y la zamarra ha sido un complemento imprescindible para nuestros desplazamientos. Un invierno como Dios manda. E Iruñea, cuando es azotada por uno de estos inviernos, proyecta un encanto especial, por esa imagen tan descarnada y desnuda que presenta, esa mezcla pictórica entre el verde y el gris, las calles solitarias, las hojas marrones que bailan y juegan entre tus zapatos…

Aunque la primavera ya empieza a hacerse presente, y cada día con mayor fuerza, conforme van aumentando las horas de luz.

Aquí, unas cuantas fotos del invierno pamplonés.

Mierdas de perro inundan la ciudad

_MG_1895_MG_1882En el parque de la Taconera, algún ciudadano, harto de descubrir decenas de cacas de perro repartidas por la hierba, ha decidido iniciar una original campaña para concienciar a quienes no las recogen. Sobre las heces ha plantado pequeños carteles con frases como: “¿Pasó por aquí un cerdo paseando a su perro? Señor perro, eduque a su amo” o “Mi amo es un guarro, no recoge mis cacas”.

Y a mí me ha venido a la cabeza la canción de uno de los grupos más rompedores que han surgido por estos lares, Tijuana in Blue, con el mítico Escroto al frente.

Sigue leyendo

Un paseo matutino en un día de nevada

La nevada del 28 de febrero ha desaparecido en un abrir y cerrar de ojos. Me he acordado de los pamploneses que se encuentran fuera de su ciudad o que por la razón que sea no pueden salir a la calle, y mientras iba al trabajo, con el teléfono móvil en la mano, he ido grabando un paseo a pie desde Carlos III hasta la Plaza del Ayuntamiento, a las 8 de la mañana, cuando la ciudad despierta para una nueva jornada.

Recomiendo, para no aburrirse, escuchar a la par que se ve el vídeo de arriba, la canción Elurretan de Itoiz, que dice en euskera:

Al parecer cuando la nieve lo cubre todo
desaparecen los caminos
te diría ¿por qué te escondes?
¿por qué tan feliz con la nieve de enero?

te dejas llevar por la calle
con las primeras luces de la ciudad
…este enero

poco a poco se va derritiendo
y enseña las heridas rojas
los caminos que no cambian
…esté enero

volverás al escondrijo
hasta la próxima nevada
esconderás todos tus secretos
y recordarás un enero
de calles y tejados blancos…

Esperando a la burra en Príncipe de Viana

_MG_1550.JPGEs conocido que en Iruñea al autobús que cubre las líneas de transporte de la cuenca se le denomina popular y oficialmente “Villavesa”, porque a finales de los años 20 del siglo pasado comenzó a operar una línea desde esta localidad y su nombre fue el que se popularizó entre la población. En el argot popular, a la villavesa se la conoce también como “la burra”. Es muy común escuchar en Pamplona la expresión “Estoy esperando a la burra”.

La fotografía la tomé de vuelta a casa, en la Plaza Príncipe de Viana, uno de estos días intempestivos con lluvia, viento y frío, a una muchacha que espera a la burra bajo el cobijo de su paraguas de plástico.

Mamuxarro

_MG_5868Hay tradiciones que han sobrevivido a las tres religiones monoteístas que llegaron desde Oriente siglos atrás, y una de ellas es el Carnaval, que estuvo al borde de la desaparición durante nuestra generación anterior.

En la foto, un mamuxarro de Unanu, en la Sakana. Los mamuxarros se caracterizan por la máscara de hierro que portan (kattola es el nombre que reciben en euskera), que los hace diferentes a los atuendos utilizados en otros carnavales del País. Su función es la de perseguir y amedrentar a la población del pueblo, y especialmente a mujeres y a niños, armados con sus varas y con el ruido de sus cascabeles o “pazpalinak”.  Como contrapunto a su figura, el martes del carnaval, también aparecen los “muttuak” o mudos, que van por el pueblo vestidos de una forma estrafalaria, sin armar ruido, y que hacen de chivatos para los mamuxarros, ya que les indican por dónde se esconde la gente.

Arte sobre la brea

Las carreteras son territorios conquistados por el ser humano a la naturaleza. Allá por donde se extiende la brea, se extingue la vida. La pintura blanca cuarteada por el paso de los tiempos compone estampas de una peculiar belleza sobre el negro del petróleo.

Una rama de castaño

_MG_9915.JPGUna rama de castaño descansa sobre el adoquinado de la calle 2 de mayo de Pamplona, cerca del palacio de Capitanía. Parece una estrella fugaz.

Grafiti en Ulía

Estas caras tan expresivas las he encontrado pintadas a las faldas del monte Ulía, en Donostia, cerca de la playa de la Zurriola. Puro arte altruista y popular en un muro que si estuviera desnudo mostraría únicamente cemento.

El mozo de Torralba

Cuando mi abuela estaba a punto de fallecer comenzó a delirar. Uno de mis hermanos entró a visitarla a su cuarto y ella, en un momento de lucidez, lo confundió con “el mozo de Torralba”. Desconozco quién fue aquel mozo y qué influencia tuvo en la vida de doña Raimunda, la abuelita que nos quería más que al sol. Ese pueblo, Torralba del Río, no dista mucho de aquel en el que ella naciera, Zúniga, cerca de la frontera con Alava.

Con esta excusa viajé con otro de mis hermanos hasta Torralba, que debe su nombre al Romance navarro, y que significa torre blanca. Es un pueblo amurallado, cuyo fin era defenderse de las incursiones castellanas, con calles estrechas, como la Calle Mayor, que lo cruza de lado a lado, con claras reminiscencias medievales, y que descansa a las faldas del monte Ioar, en un paraje espléndido.

Sigue leyendo

Si creo es porque te quiero

_MG_0292.JPGEsta frase la encontré en Donostia. No sé quién es el autor, pero su caligrafía se me hace conocida por alguna otra estrofa poética que hemos recogido en este blog. “Maite zaitudalako sortzen dut” significa en euskera algo así como que “Si creo -en el sentido de creación artística- es porque te quiero”. Es una bonita afirmación que traslado a la compañera de mis días y del porvenir, de las horas amargas y de la dicha de poder vivir, que diría Víctor Jara.

Sigue leyendo

Un carajillo en Estella

Hay días y temperaturas que no invitan ni a fijarse en piedras ni a embelesamiento artístico alguno. Te escondes bajo tu abrigo, te introduces en él, y cruzas la ciudad como un rayo, porque el objetivo de tu marcha no es divagar sino llegar a algún lado, cuanto antes mejor, porque hace un frío que pela.

Hoy, mientras caminaba por la vieja Lizarra, con un viento racheado y la lluvia golpeando contra mi cuerpo, he sacado la cabecita del abrigo y he pulsado unas cuantas veces al botón de la cámara, para retratar a la luz de las farolas la iglesia de San Pedro, el palacio de los Reyes de Navarra, la calle San Nicolás, el convento de Santo Domingo, el río Ega, o el bar de El Che.

-Hoy ponme un carajillo -le he indicado al camarero al hacer una parada en el camino.

Llegó la nieve

IMG_1087IMG_0981Después de un largo estío, sin lluvias y con temperaturas cálidas, causa alegría contemplar que la nieve y el frío regresan a nuestras calles, y que las estaciones cumplen con sus rituales con puntualidad.

Otro desliz

IMG_20180105_154853

Esta declaración de amor me ha felicitado el 2018 que recién comienza cuando paseaba por la calle Calderería de Iruñea, mi ciudad. Alguien ha plasmado estas frases en una de las paredes sombrías de la calle. Estoy de acuerdo. Hay que amar, pero hay que amar bien. Y quien ha escrito esta frase creo que sabe hacerlo.

Bragas para combatir la ola de frío

_MG_9681.JPGYa anuncian a bombo y platillo la llegada de un nuevo frente de frío invernal. Y de tanto repetirlo por todos los lados, yo y mis vecinos nos recluimos en nuestras casas, al abrigo de la calefacción -siempre que nos la podamos costear, claro-.

Hoy, para llevar la contraria, he decidido salir a la calle, a comprar una bufanda para resguardar mi cuello frente a las casi apocalípticas inclemencias meteorológicas que cacarean y presagian.

Al pasar por el establecimiento de la foto, he cambiado de parecer. Me voy a comprar en Carlos III unas bragas, sí, de esas que son muy goxuas, de esas que te quitan el frío en un santiamén, en vez de una simple bufanda de lana.

Hombres y mujeres grises

_MG_9679_MG_9678Y sí, es una pasada, un consumo desmesurado, se nos va la olla con el dinero, pero llega la hora y todo el mundo aparece con sus bolsas repletas de artículos innecesarios colgando de las manos, a toda prisa por el asfalto y las aceras.

Cuando veo en los escaparates los maniquís de la avenida Amancio Ortega (antes Carlos III), me pregunto si serán la representación del tipo de clientes que anhelan este tipo de establecimientos, unos seres sin gesto, autómatas, grises.

Entre castores pamplonicas

El Arga al fin ya baja rebosante de agua por el tramo de recorrido que cruza la ciudad de Pamplona, entre las pasarelas y el puente de la Magdalena. Paseaba yo por estos rincones, a primeras horas de la mañana de este lluvioso día de fin de año, cuando he encontrado los troncos derribados por nuestros castores de la ribera del Arga. Me ha dado alegría comprobar que esta vieja especie regresa a nuestros ríos tras una larga ausencia.

Sigue leyendo

Transcribir en los márgenes

IMG_20171213_155151[1] (2,).jpg

“Transcribir en los márgenes. Como el viento sobre la rama de los árboles”. En la calle Calderería he encontrado esta contundente frase del poeta Hasier Larretxea, nacido en Arraioz y que reside en Madrid. Casualidades, o no, de la vida quisieron que su padre fuera Donato Larretxea, uno de los aizkolaris más conocidos de toda Euskalherria. En alguno de sus recitales Hasier ha leído versos mientras su padre cortaba a hachazos el tronco de un árbol.

Agur desde Quinto Real

Despedimos el 2017 desde Olaberri, en Quinto Real, en donde en el año 1766 se construyó la gran fábrica de armas cuyo terreno hoy día, en una lucha lenta y sigilosa, reconquistan las hayas. Fueron unas instalaciones pioneras, en donde llegaron a vivir unas 500 personas. Los primeros trabajadores eran franceses que estaban protegidos por soldados con objeto “de que ni por vino, ni por otro motivo ninguno puedan alborotar ni reñir entre ellos ni con los del país”.